Prensa
 
Filtro Imagen
Sayariy Header
 

PRENSA

Mayo
12

LIMA BRUJA en lamula.pe (12-05-14)

Después de un trabajo de cuatro años y medio de filmación, Rafael Polar (director-productor) y Fernando Urquiaga (productor) sacaron a la luz el recomendable documental Lima Bruja: retratos de la música criolla (2012). Ahora se preparan para que está pronto a ser publicado en DVD, programada para este mes. Rafael y Fernando se sumergieron en una búsqueda por hallar a las voces que mantienen vivo el canto del callejón y las interminables e íntimas jaranas. El documental nos descubre a diecinueve cantantes y un repertorio de canciones criollas de la vieja escuela, esas que mantienen su aliento romántico hacia la vida y que solo se oyen cuando uno va en busca de la esencia. ver más


Close
LIMA BRUJA en lamula.pe
Abril
12

Lima canta como antaño (12-04-12)

Un nuevo documental, ‘Lima Bruja’, nos remonta al criollismo de esos años en que se le cantaba con salero a una capital que hoy desaparece. ver más


Close
Lima canta como antaño

Un nuevo documental, ‘Lima Bruja’, nos remonta al criollismo de esos años en que se le cantaba con salero a una capital que hoy desaparece. (12-04-12)

Hay una Lima que se desvanece, una tradición criolla que se habrá extinguido pronto: tocadores únicos de cuchara, guitarra y cajón, gestores de maratónicas jaranas con guisos sobre el plato. Entre este repiquetear de recuerdos, legítimos custodios de la música criolla se presentan ante las cámaras de dos jóvenes documentalistas para dejar registro de la mística musical tras los callejones de un solo caño.

“Estamos en una de las peores épocas de la música criolla”, dice un convencido pero no abatido Fernando Urquiaga, productor del documental 'Lima Bruja: Retratos de la Música Criolla’ que hasta ahora ha participado en el Boston Latino International Film Festival y en el Doc Buenos Aires, ambos en 2011.

Todo empezó hace tres años, cuando Fernando emprendió la grabación del disco 'La Gran Reunión’, que junta a diversos músicos criollos tradicionales cuyas interpretaciones son casi desconocidas. La grabación no tuvo tanta acogida en el Perú; sin embargo, al otro lado del mundo, el proyecto obtuvo la distinción 'Disco Latino Nº1 del 2011’ por la revista especializada Music Magazine de Tokio, Japón.

Meses después del lanzamiento del disco, entró en escena Rafael Polar, un productor de cortos audiovisuales que nunca antes había realizado una película ni un documental profesional. Fernando le pidió grabar algunas escenas del making of del álbum 'La Gran Reunión’ y se dio cuenta de que se podría hacer un largometraje que luego llamaría 'Lima Bruja’, como la canción de Luis Bolaños.

“Solo había hecho pequeñas cosas, pero cuando vi todo este mundo que no conocía, me enamoré de la idea de registrar los últimos bastiones de la verdadera música criolla”, dice el director de la película. 'Lima Bruja’ ya ha ganado el Premio del Público en el I Festival Iberoamericano de Cine Digital de Lima 2012.

 

GATO, SERENATA, CALLEJÓN

La serenata, la jarana, el gato, el callejón y panderetas de chapitas. Todos son personajes en 'Lima Bruja’, que empieza con una singular celebración: un plato a base de gato compartido por los mejores amigos del difunto músico Carlos Abán, en memoria de su cumpleaños. El lugar de la celebración: su antigua casita, un chalet dentro de una quinta en la Calle Renovación, en La Victoria.

El resto del documental, de casi hora y media, reúne a 20 cantores de música criolla de cinco diferentes barrios (en La Victoria, Callao, Monserrate, Barrios Altos y el Rímac) y cuenta la historia de cada uno de ellos al mismo tiempo que el narrador va revelando su propio descubrimiento de una Lima casi inexistente con canciones cuyas letras nunca fueron comercializadas, sino que se limitaron como en un intento natural de romanticismo bohemio a ser conocidas, generación tras generación, a través de la vía oral.

Así, en palabras de Urquiaga, este filme se encarga de rescatar “ese viejo estilo criollo de los lugares donde aún se conserva su estado más puro, ya que hoy la música criolla ha sufrido la modernización de las nuevas generaciones de músicos para convertirse en algo casi irreconocible”.

En el documental aparecen talentos ocultos de la vieja guardia como Walter Goyburu, César Oliva, Manolo Castillo, entre otros cantantes aficionados y músicos de callejón. Junto a ellos figuran el guitarrista Willy Terry, Eduardo “Papeo” Abán, joven talento de la percusión, y la cantante Lucy Avilés. Ellos tienen una trayectoria profesional conocida, pero se han mantenido inseparables al ánimo del criollismo de barrio.

Por más admirada que sea la producción musical de Chabuca Granda y otras grandes como Alicia Maguiña o Jesús Vásquez, la escuela iniciada por los talentos de antaño ha tenido disímil descendencia. En el caso del tango y la música popular brasileña, además del vallenato colombiano –que se funden en canciones pop–, la revalorización encontró su norte al auscultar el pulso de las ciudades: el nervio urbano. La conquista de las combis y el Internet pasa por un nuevo camino. Y es probable que comience hacia dentro, con la vista puesta en el callejón de una Lima hechicera.

Entretanto, albañiles, obreros, estibadores portuarios, funcionarios del Estado y desempleados como tantos peruanos forman el universo ante el lente de 'Lima La Bruja’. “Estos criollos son músicos a pesar de ellos. Como los gitanos que desde chiquitos tenían que bailar y a cantar”, dice Urquiaga. “No se han formado en las típicas peñas de ahora, sino en los verdaderos centros musicales, esos clubes sociales donde se reunían los amigos a crear”. (Carolina Ciurlizza)

 
Marzo
09

"LIMA BRUJA: Retratos de la música criolla" (09-03-12)

Filme ganador del premio del público en el festival iberoamericano de cine digital es el retrato de un grupo de limeños que hace del criollismo una forma de vida. ver más


Close
"LIMA BRUJA: Retratos de la música criolla"

El rincón de los viejos criollos (09-03-12)

El callejón vibra. Los instrumentos están en su sitio. El gato, bien guisado, está listo para la olla. Los viejos criollos se preparan pa- ra cantar. Que la jarana comien- ce. Jarana en la que nos mete “Lima bruja: retratos de la música criolla”, cinta de Rafael Polar.

Un encargo le permitió a Polar descubrir a los cantantes criollos que la cinta presenta. “Fernando Urquiaga me pidió que le hiciera un video de un grupo de músicos grabando en un estudio. Un mes y medio después, al ver el material, nos dimos cuenta de la riqueza de los personajes”, explica el cineasta, quien pensó en hacer el 'Buena Vista Social Club criollo’.

Pero las diferencias con la cinta de Wim Wenders son amplias, como el mismo Polar reconoce: mientras los músicos cubanos son famosos y reconocidos mun- dialmente, los protagonistas de “Lima bruja...” son cantantes de callejón, que muestran su talento en reuniones y en jaranas entre amigos. Eso fue lo que despertó el interés de Polar. “Yo no quería hacer un documental sobre la historia de la música criolla: quería hacer una cinta sobre cómo conocí a un grupo de criollos, y cómo ellos despertaron a través de su música un nervio que tenía porque soy limeño”, explica.

 

LA MÚSICA ES LA VIDA

“Lima bruja...” nos mete de lleno en una Lima tradicional, aquella que todavía disfruta de la jarana, la misma que se mueve entre ca- llejones, en los que viven personajes que hacen del criollismo su forma de vida. Como 'Papeo’ Abán, cuya casa en Renovación es un lugar obligado para cantar y comer un delicioso guiso de gato. O 'Lencho’ Pedraza, quien fue amigo de Rubén Blades y pudo cantar con él “Todos vuelven” en un programa conducido por Luis Ángel Pinasco. O 'Chiquito’ Rodríguez, quien canta “Flor de María” en recuerdo de su hija, quien murió de meningitis.

Y, en medio de ese mundo, la presencia de Polar es indispensable. “Fue un descubrimiento y un aprendizaje hacer la cinta. Yohice dos posgrados: uno en documental y otro en criollismo”, señala el cineasta, quien reconoce que los documentales de Werner Herzog lo convencieron de aparecer en la cinta.

Para Polar, “Lima bruja...” evoca una Lima que, poco a poco, va desapareciendo. “Los señores que aparecen en el filme son documentos vivos de otras épocas que no sé si perdurarán de la forma como ellos las vivieron”, explica el cineasta, que se sorprendió de la manera como la música criolla se mete en lo más íntimo de la vida de los personajes. “Hay un arraigo mucho más fuerte de la música y de la celebración en sí: preparan un ollón, invitan a sus amigos a su casa, incluso si es chica. El criollo no tiene ningún reparo en compartir”, expresa.

“Lima bruja...” es un documental entrañable. Quizá uno de los mejores hechos en nuestro país. Con una nostalgia que no se regodea en sí misma, sino que nace en las paredes viejas de los barrios tradicionales, en las reuniones a ritmo de gui- tarra, cerveza y cajón. Y en la voz de aquellos individuos que guardan consigo ese secreto tan propio del criollismo. Un secreto que “Lima bruja...” comparte, a través del buen cine, con todos.

Rodrigo Bedoya Forno

Febrero
15

"LA GRAN REUNIÓN: Cristal Herido", mejor álbum latino en Japón. (15-02-12)

La revista japonesa especializada "Music Magazine" eligió "LA GRAN REUNIÓN: Cristal Herido" como álbum latino Nº1 en el 2011. ver más


Close
"LA GRAN REUNIÓN: Cristal Herido", mejor álbum latino en Japón.

La revista japonesa especializada "Music Magazine" eligió "LA GRAN REUNIÓN: Cristal Herido" como álbum latino Nº1 en el 2011.

Abril
28

Descarga con sabor a "llonja" limeño (28-04-11)

Solo Eva Ayllón podía participar en esta locura musical versionando en landó "El cantante", esa pieza inmortal que pregonaba el flaco Héctor Lavoe. "Creo que por encima de todas las cantantes del país, Eva refleja fielmente la canción que compuso Rubén Blades", explica Tito Manrique, director y productor de Cosa Nuestra. ver más


Close
Descarga con sabor a "llonja" limeño

"Voy a morir feliz porque hice este disco ( Salsa criolla 2 ), donde la música peruana es la base", dice Tito Manrique. (28-04-11)

Por: José Vadillo Vila

1 Solo Eva Ayllón podía participar en esta locura musical versionando en landó "El cantante", esa pieza inmortal que pregonaba el flaco Héctor Lavoe. "Creo que por encima de todas las cantantes del país, Eva refleja fielmente la canción que compuso Rubén Blades", explica Tito Manrique, director y productor de Cosa Nuestra, ese sabroso combo que ha tomado clásicos de la salsa dura y de la otra (la sensualona) y los ha recreado en landó, festejo y zamacueca. El resultado: los dos álbumes de Salsa criolla , editados por La Quimba y Sayariy Producciones. La participación de Eva está entre las 13 canciones del Salsa criolla 2. El Salsa criolla 1 ahora aparece remezclado y remasterizado. Ese primogénito fue editado originalmente en 2008 y le dio fama por radio bemba a los Cosa Nuestra, luego saltaron al Face, al Youtube.

Trece canciones interpretadas en su mayoría por Carlos Mosquera –ese negro con alucinante voz– y los hermanos barrioaltinos José Francisco y Félix Valdelomar. Ahí engatusaron los Cosa Nuestra –que se define como orquesta negra, haciendo covers de "Yo me quedo", "Bailemos otra vez", "Sin tu cariño" y "No me digan que es muy tarde". Es decir lo movido y festivo y lo romántico de la música caribeña trasmutadas en cosa distinta, con ají panca, camote y maíz morado o landó, vals, festejo y zamacueca. Su fama ha traspasado fronteras, y entre sus seguidores están los integrantes del Gran Combo de Puerto Rico y Dimensión Latina.

2 Como advierte Tito Manrique, estamos ante un producto que no es música criolla, para sacar caspa a los puristas, sino pura fusión. "Lo bonito de Salsa criolla 2 es que no convoqué a la gente, sino que se ofrecieron a participar". Así, Alex Ramírez, vocalista de la orquesta Camagüey y fan del proyecto de Cosa Nuestra, fue convocado para grabar en el segundo disco "Yaré", ese clásico creado por el boricua Raúl Marrero, pero quedó tan perfecta la primera toma que se despechó también con "Te amaré", "Negra" y "Señor sereno", que Ismael Miranda seguro gozará escuchando esta versión en festejo. Eduardo del Perú pone la piel de gallina con "Que alguien me diga" llevado al festejo. Dan cátedra Carlos Mosquera con "Vivir sin ella" de Omar Alfaro, Mosiés Canto con otro clásico de Blades, "Pablo Pueblo", en elegante. Y Pepe Vásquez falsea cadenciosamente en vals "La rueda" que cantaba el eterno Frankie Ruiz.

A diferencia del primer álbum, donde las féminas solo hacían coro, en el Salsa criolla 2 la cosa es más equilibrada. A este sencillo estudio de grabación de la avenida Morales Duárez llegó la cubana Isabel Iñigo para grabar, vasito de whisky de por medio, con su pastosa voz de mujer fatal, "Aléjate de mí" en tiempo de vals rojiblanco. El landó parece el más permeable a la fusión, comento, y Tito ha hecho sus propias subdivisiones dando distintas velocidades y cadencias al género afroperuano: un landó cadencioso, otro más rápido y otro achorado y con timba.

3 Tito es hijo del desaparecido guitarrista Javier "Chaparro" Manrique, y en las jaranas en la casa paterna bebió del espíritu jaranista y el repertorio criollo fino y caleta. Ahí aprendió los secretos de recutecu de la música urbano costeña o criolla. En los ochentas se metió de bajista de salsa, pero vio que solo se dedicaba a repetir lo hecho por otros. En 1996, empezó a trabajar con Eva Ayllón, llegó a ser su director musical y primera guitarra, pero "acabo de dar un paso al costado". "Creo que he aportado a una gran artista como es Eva, quien seguirá creciendo mucho más. Ahora mi reto e ilusión es que Cosa Nuestra tenga su propio protagonismo y que yo como artista y productor pueda brillar con mi propia luz", explica el músico.

Para Tito, lo importante no es que suenen solo sus dos hijos putativos llamados Salsa Criolla. "Necesitamos crear una corriente, donde el formato orquesta sea solo uno, y también exista espacio para las fusiones y sean populares", afirma.

Fuente: El Peruano

Julio
28

Espíritu criollo: Lo mejor de la vieja guardia en un disco de lujo (28-07-10)

Los máximos representantes del vals tradicional peruano se reúnen en esta colección. Se presentarán hoy a las 9:30 p.m. en la Feria del Libro de Lima. ver más


Close
Espíritu criollo: Lo mejor de la vieja guardia en un disco de lujo

Junio
16

Festival de música criolla (16-06-10)

El buen mercadeo de Fiestas Patrias señala que estas fechas son las más propicias, junto con la Navidad, para los lanzamientos de música peruana, sobre todo costeña o criolla, de acuerdo con el cristal con el que se mire. ver más


Close
Festival de música criolla
¡Dos (canciones) más! La Gran Reunión da, una vez más, clases maestras sobre la música criolla limeña de culto.

Lanzamientos. Melodías del cancionero popular de los distritos de Lima (16-06-10)

Un “llonja” a lo Buena Vista

El buen mercadeo de Fiestas Patrias señala que estas fechas son las más propicias, junto con la  Navidad, para los lanzamientos de música peruana, sobre todo costeña o criolla, de acuerdo con el cristal con el que se mire. Son tiempos en que la billetera es más bondadosa con la cultura.

Siguiendo la buena saga de lanzamientos, la disquera chorrillana Sayariy sorprende a los amantes del repertorio caleta, léase apto para coleccionistas de música criolla original, con Cristal herido, el segundo volumen de su colección La Gran Reunión: Los Guardianes de la Música criolla.

La mayoría de los 19 veteranos cantores criollos intervinieron en Renacimiento (2009), el primer disco de esta serie (la otra es la deliciosa De Familia: Pureza de una tradición, que también ya lleva dos álbumes).

El gran mérito, decíamos, es que reúne a señores que se han embebido de un repertorio exquisito, en Barrios Altos, el Rímac, La Victoria y el Callao; que han frecuentado o continúan siendo asiduos a los centros sociales musicales como el Giu­ra, el Pinglo, el Tipuani, el Unión y el Breña, verbigracia.

Los productores Willy Terry y Fernando Urquiaga han seleccionado, oreja en mano, el repertorio que más domina cada uno, dándonos una suerte de Buena Vista Social Club de música criolla peruana, que ya está pidiendo a gritos un documental que eleve aún más esta labor.

Tremenda la interpretación de Carlos Mirando del vals “Ironía”, de factura de don Pablo Casas Padilla, igual que “Esperaré”, que trae Alberto “Chiquitín” Borjas, y “ Hesitación”, con la voz de“ Jorge Armas”. Un toque argentinizado de Francisco “Chiquito” Rodríguez para “El Payador”, de Luis Dean Echevarria, que pondrá la piel de gallina a los criollazos sin pose. Un peso pesado, don “Pepe” Villalobos nos regala con su voz cavernosa “Obsesión de amor”. Puro bobo.

¿Y Pinglo? Claro, no hay jarana sin el “Cantor de los Humildes”, está “Tu nombre y el mío”, a cargo de Víctor “Fatiga” Arce. Preciosos los arreglos del one-step “Querubín” con la voz de Ricardo “Chino” Reyes. Brillante César Molina en “Ocarinas”,l de Manuel Covarrubias; sentimental Eduardo “Yayo” Rodríguez con elvals “Radiante espiritual”, de Abelardo Gamarra, “El Tunante”. El alegre y ubicuo chalaco Walter Goyburu hace suya la polca “La primavera”, de Pedro Espinel. Y para cerrar este tono en el “llonja” cantan todos, a lo mosqueteros. Nos regalan “Cristal herido”, precioso vals para deleitarnos con los diversos estilos, porque el cantar criollo no es gritar, como creen algunos. ¡Que vivan estos viejos, caray!

Tributo al dúo de la peruanidad Música Tradicional Peruana. Homenaje a Arturo Zambo Cavero y Óscar Avilés por Jorge Pardo ( Play Music, 2010), el nuevo trabajo de Pardo, más conocido por su faceta pop y de baladista, se abre con una suerte de bendición de Óscar Avilés, quien prologa diciendo que es “un verdadero aporte” y que “las interpretaciones que hacen de los temas se acercan bastante a las originales que grabé con Arturo ('Zambo’ Cavero)”.

Es verdad, a diferencia demuchos “tributos” a los viejos éxitos que eternizaron el dúo Cavero-Avilés, el guitarrista y productor Tito Manrique (director musical de Eva Ayllón y creador de ese combo maravilloso llamado Salsa Criolla, para más señas) no ha sido pretencioso sino ha obrado con buen tino, respetando en su gran mayoría los arreglos originales del señor Avilés, con lo cual el gran público estará bastante contento.

Sin embargo, Jorge Pardo (ganador en la edición 2005 del Festival de Viña del Mar) está tentando, en un acto inconsciente, a llevar a su estilo los diez valses y festejos, sobre todo cuando eleva los tonos y quiebres.

Hay que tomar este trabajo, de impecable producción musical, como un homenaje de una voz que viene de otros aires. Sobresale su versión de Félix Pasache, de “Tu perdición”.

¡Salud con pisco!

Fuente : El Peruano

Noviembre
27

La jarana va empezar (en tu minicomponente) (27-11-09)

Presentan segundo volúmen de la serie De Familia. Disco rescata tradición de las familias Castillo y Terry. ver más


Close
La jarana va empezar (en tu minicomponente)
Los Castillo y Terry dan cátedra sonora con repertorio olvidado de valses, marineras y resbalosas.

Por: José Vadillo Vila


1 “¡Oiga, los niños cantores del Cercado de Lima!”, grita un palomilla de ventana en medio de la “Serenata de Pierrot”, preciosista vals anónimo que Mario y Manolo Castillo cantancon “bobo”, como se dice, mientras
las guitarras picarescas de Willy y Roberto Terry hacen de las suyas.
Familia y barrio son núcleos primigenios de la sociedad y también de la música. Para que no quede duda de esta teoría sociomusical, heme aquí De familia: pureza de una tradición.
Castillo-Terry, un producto para exportar la música nacional; un álbum que tercamente quiere decir, con hechos y palabras y punteos (de guitarra), que la buena música criolla no ha muerto, solo falta escarbar y dar cabida a las tradiciones familiares y a los centros musicales que aún perviven pese a las modernidades.
El disco en ciernes sigue la senda trazada por Sayariy Producciones en 2005, cuando editó el primer álbum de su serie De familia: pureza de una tradición. Valdelomar-Dávila y también lanzó La gran reunión: los guardianes de la música criolla. Dos golazos de media cancha que merecen estar en las casas de todos aquellos que se consideran a sí mismos “criollos” y/o desean ampliar su repertorio más allá de las canciones de Eva (Ayllón), Bartola y Lucía (de la Cruz), que son solo una orilla de ese vasto universo que es la música costeña, criolla o limeña, según el cristal con que se le mire.


2 Las comparaciones en este caso no son odiosas. El productor Fernando Urquiaga mantiene la alta calidad
de los anteriores álbumes que sacó Sayariy. Y el cedé bien sirve para investigadores y nosotros, empíricos jaraneros, a fin de que lo degustemos de la mano de un buen pisco o un par de “rubias”, de acuerdo con el bolsillo y el “gustavo”, claro.
Para De familia. Castillo-Terry, Urquiaga se sumergió con ambos clanes por meses, investigando, ensayando, depurando el repertorio de valses y marineras limeñas, y buscando a los músicos adecuados para que también aportaran sin desentonar con el espíritu de la producción. Y ahí está el contrabajo del maestro Mariano Liy (que ya se merece un artículo aparte) y las castañuelas de Eduardo “Papeo” Abán, que parecen hablar por sí solas. Y el cuadernillo que acompaña la producción es impecable en calidad de fotos y cuidado de las letras de las canciones.


3 Hablar del compromiso de los Castillo con la música costeña es casi un asunto genético. En la producción
participan los hermanos Manolo y Mario Castillo, voces duchas en las aguas y repertorio de la Guardia Vieja. Y como hablamos de un compromiso casi de ADN, el hijo de Manolo, Carlos. Este último Castillo también fue alumno aplicado de la escuela de Mario Cavagnaro y junto a Renzo Gil ya ha tributado homenaje al repertorio antiguo del criollismo con el disco Cantando a la historia (2008). Por ello, con justa razón se une a la mancha para la producción.
A los Terry también les pasa lo mismo. No son sus gargantas sino sus manos las que han dado que hablar en el criollismo. La primera guitarra de Willy Terry ha cosechado aplausos y respeto en las arenas de la música costeña nacional. Y vaya que ha vivido y bebido de los mejores, tocando para Las Limeñitas, Los Troveros
Criollos, Lucy Avilés y Eva Ayllón, en un largo etcétera. Roberto Terry tiene otra mirada, más académica y cosmopolita, ya que es un incansable estudioso de las seis cuerdas y ha recibido clases con los mejores del mundo, lo cual alimenta su toque a favor de la música peruana. A ellos se suma el cajón de José Roberto Terry, hijo de Willy. Colofón: Roberto y Willy no son puro punteo, también cantan, si no escúchelos en contrapunteo con los Castillo en el “Canto de jarana”, que une marineras, resbalosas y fugas.
Si creían que la música criolla estaba muriendo, aquí los primeros auxilios con calidad, buen sonido y gusto de una colección que con solo dos volúmenes da cátedra de música criolla, costeña, limeña o peruana, según el (número de) vaso en que se le vea y aunque sea con guitarra prestada, como dicen. Música A-1, señores.

Fuente: El Peruano
 

Noviembre
02

Esencia criolla (02-11-09)

La memoria y un trabajo de arqueología musical de los Castillo, sumados a la destreza de los Terry, han dado vida al segundo álbum de 'De Familia:Pureza de una tradición'. El disco es una joya. ver más


Close
Esencia criolla

Por: Gonzalo Galarza Cerf

El disco es memoria viva y emotiva: Manuel Castillo rememora esos tiempos cuando salía de su barrio, atravesaba el Parque Universitario, caminaba hasta la plaza San Marín y llegaba a la Asociación Cristiana de Jóvenes. Entonces la música y la poesía se transformaban en una pulsión natural del hombre: “Perdido entre el poema de tus calles, voy cantando, Lima bruja. Paredes salpicadas de canción, perdido el horizonte de tu aroma”, escuchaba “Lima bruja”, obra compuesta por Luis Bolaños, autor rescatado por amistad y talento.
Castillo creció a treinta metros del Centro Musical Felipe Pinglo con la oreja pegada a la puerta— “porque se escuchaba música bonita de los cantantes antiguos y algo aprendía uno”— y descubrió en el tema el vínculo con las jaranas armadas en su casa por sus 17 hermanos, entre ellos Enrique y Mario, y sus padres, cuando de la orquesta se pasaba a la jarana. Ese mismo tema es el que ahora entona junto a su hijo Carlos y que forma parte de “De familia: pureza de una tradición. Castillo y Terry”, disco lanzado al mercado por Sayariy Producciones (el primer volumen estuvo dedicado a las familias Valdelomar y Dávila y va por la segunda edición).
En las guitarras están Willy y Roberto Terry, y en los cajones su hijo José Roberto, de 19 años. El tema, hasta hace unos años, era desconocido para Willy, hombre con dos décadas recorridas en la música criolla. El tema, al igual que los otros once, entre polcas, una marinera limeña y una habanera, de no ser por la memoria de Manuel y Mario, y el trabajo de arqueología musical de Carlos, pudo correr el riesgo de quedar en el recuerdo de jaranas y lonches familiares.
Pero las voces de los Castillo han dialogado con las guitarras y cajones de los Terry, entre frejoladas, cerveza y chacota de barrio. Y en un mes —algo casi inaudito— han grabado un repertorio (con temas casi desconocidos de Felipe Pinglo y del ecuatoriano Guillermo Venegas) que se mantiene vivo en bastiones, como el Centro Musical Breña, y que en sus representantes, los Castillo y Terry, tres generaciones de músicos, ha alcanzado la esencia del criollismo.

Fuente: El Comercio